Sen título

En el último post apuntaba a que nuestra generación necesita romper con un relato fallido. Necesitamos alinear nuestros valores y nuestra realidad económica. Y, aunque no lo he dicho explícitamente, para caminar en esa dirección me parece que se necesita algo diferente a nivel personal: se necesita ser disidente. Pero la disidencia tiene un coste y, desde luego, necesita incentivos. ¿Cuáles? Pues aspirar a vivir una vida interesante me parece un buen caldo de cultivo para dar la bienvenida al futuro. En eso llevan los indianos un tiempo. Y ahora, con una pieza más: Michael Bauwens!

2 comentarios

Deixar un comentario

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *