El botón de 300 millones de dólares se descubrió por casualidad. Una de las historias fundacionales de la instrumentación y el diseño.


Leave a Reply

Your email address will not be published.

%d bloggers like this: